Y llegó el día que esperábamos para realizar la postboda en una casa abandonada, con una de las parejas que mas cariño tenemos, Espe y Angel. Ya os mostrábamos hace un tiempo las fotos de su preboda y de su boda, y ahora os queríamos enseñar las de la postboda, que nos encantan.

Tenían muy claro que este reportaje lo querían realizar en un lugar abandonado, y gracias a que conocemos unos cuantos por nuestra afición a la fotografía nocturna, les llevamos a una casa abandonada que incluso tiene un viejo coche a su entrada, además de no tener que andar mucho, la casa no se encuentra nada mal en cuanto a la conservación se refiere.

Tras un buen rato limpiando alguna estancia y seleccionando los lugares donde queríamos las fotos, empezamos a trabajar en lugares que la luz no fuera tan importante, esperando el atardecer

Como veis el lugar da mucho juego, pero es que los novios mas, tenian incluso sus ideas de fotos pensadas, y siempre han estado abiertos a todo tipo de encuadres, incluso sentarse en algún lugar que daba miedito 😉

Una vez la luz empezó a caer y se tornaba dorada, empezamos a jugar en estancias donde la luz entraba horizontal, iluminando todo de color amarillo. Reflejos, haces de luz, trampantojos….no parábamos de disparar y de movernos de lugar, entre muebles desvencijados, telas de araña y cristales.

Para terminar, las nocturnas marca de la casa, algunas en hora azul y otras en noche cerrada.

No podemos nada mas que decir, que ha sido un enorme placer trabajar para vosotros chicos, tras la preboda, la boda y esta postboda, nos queda la amistad que hemos entablado, nada mas y nada menos y que esperamos perdure.

Si os ha gustado este reportaje, nos viene genial que lo compartas en tus redes sociales y entre tus conocidos.

Por si quieres compartirShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email