Postboda en la montaña.

Sheila y Jose son una pareja especial para nosotros, queda muy bien empezar con este tipo de frase que tanto se lee en los blogs de los fotógrafos de boda, sobre “sus” novios. Hace unos meses tuvimos la oportunidad de asistir a uno de los congresos mas importantes a nivel mundial de fotografía de bodas, BODAF, y una de las ponentes, sicóloga por cierto, se reía mucho sobre este tema. Comentaba que los fotógrafos nos jactábamos de “nuestros” novios, pero que esto se desvanecía como conejo en chistera, tras la boda y el haber cobrado los honorarios pertinentes. Su ponencia fue brillante y rompió los moldes de los que estábamos allí.

En este caso en especial, “Sheila y Jose son una pareja especial para nosotros”, porque antes que clientes han sido, son y serán amigos. Desde hacía tiempo querían unas fotografías en pareja, y así nos lo comentaron, y con lo que les gusta el campo, la naturaleza y la montaña, rápidamente se nos ocurrió un lugar ideal para ellos: Peñalara. Les enseñamos algunas de las fotos nocturnas que teníamos del lugar, y les encantó.

Estudiamos una tarde/noche ideal para las fotografías que teníamos en mente, con via láctea, con luna, y que cuadraran nuestras agendas.

Postboda en la montaña de peñalara

Pertrechados con los trajes de novios, con comida y bebida y el equipo fotográfico, para arriba subimos los 4 una calurosa tarde de agosto, lo de calurosa quedó en el olvido al llegar arriba, porque hacia un fresquete muy agradable, y según pasaban las horas, íbamos añadiendo capas de ropa como capas de cebolla.

postboda en madrid, con novios en medio de la montaña

 

Tuvimos una noche con un cielo espectacular, limpio y hasta que salió la luna, con una vía láctea muy chula para estar tan cerca de Madrid. Empezamos con las fotografías mas sencillas, para como siempre decimos, los novios fueran quitándose el miedo a la cámara, y sobretodo, que en este caso, al ser casi todas las fotos nocturnas, tendrían que posar, aunque las poses no nos gusten, pero es inevitable en tomas de larga exposición.

novia con vestido en medio de la montaña

 

El frio cayó muy rápido y sobretodo para Sheila, se hacía algo mas incómodo posar con el traje de novia, así que tuvimos que ser mas eficientes a la hora de iluminar, para que no pasara frío. Utilizamos diferentes técnicas, como fotografías panorámicas, dobles exposiciones (en cámara y fuera de cámara*), stratrails, tapados…etc, para que tuvieran una variedad en el trabajo que se les entregaría posteriormente.

Postboda en la montaña con novios mirando el cielo estrellado

 

Tras 3 horas de fotografía nocturna, bajamos de la Laguna grande iniciando el camino de vuelta al coche, no sin antes parar en un chozo que hay cerca de la laguna, para que también tuvieran fotos sin los trajes.

pasionenesencia_postboda_peñalara_2

 

Podemos decir, muy orgullosos, que tanto las prebodas como las postbodas que realizamos en montaña o campo por la noche, resultan ser una experiencia muy interesante y diferente para las parejas, y acaban encantadas no solo con los resultados, si no con el poder vivir algo que no han hecho nunca: poder observar, oír y sentir la noche de una forma totalmente distinto a lo habitual, y ya solo por eso, para un humilde fotógrafo nocturno como yo, merece muy mucho la pena. Mil gracias Sheila y Jose, por confiar en nosotros en todo momento y hacernos pasar una tarde noche tan agradable y divertida.

 

*Algunas de las fotografías realizadas están compuestas por diferentes tomas, para evitar el frío de los novios. Una técnica que no solemos utilizar pero que nos gusta dejar claro en especial para otros fotógrafos.

Por si quieres compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone