Lo que mas nos engancha del mundo de las bodas es sin duda el contacto con la gente y el poder capturar esos momentos donde las emociones se encuentran a flor de piel, lo que se llama fotografía emotiva. Son los momentos premium, quizás no son los mas espectaculares, ni las fotos wow, ni las que ganan concursos, son sencillamente las que se atrapan en tu cabeza y las que los novios e invitados recuerdan durante mas tiempo y con más cariño.

abarzo de el padrino a la novia

Hemos asistido a varios workshops donde se explicaba la importancia del efecto wowww, y muy poco fotógrafos nos han hablado de emociones y de transmitir mensajes con nuestras fotografías, pero si recordamos uno que comentaba que realizó una encuesta entre los novios de las bodas que había tenido ese año, y les preguntaba cual era su fotografía preferida, y el 90% seleccionó la de un momento como el que os contamos: ternura, amor, alegría, tristeza….emoción al fin y al cabo.

emociones de una niña en una boda

Todo esto viene a colación de la última boda que tuvimos, donde hubo un momento singular en la ceremonia que pasamos a explicaros. Estaba el sacerdote recordando a los seres queridos que habían fallecido, y la madre del novio, mujer entrañable que conocemos desde hace muchos años y a la que tenemos un gran cariño, presa del recuerdo y la tristeza comenzó a llorar. Ella se encontraba sola en el altar y Paco a su lado cámara en mano, en un primer instante empezó a hacer fotos del momento, pero pasados dos o tres fotos, se le pasó por la cabeza la imagen que dio la vuelta al mundo hace ya unas décadas, la del niño africano con el buitre detrás.

Niño con buitre

Poner esta imagen en una web de bodas no solo es arriesgado, si no contraproducente, pero así se sintió Paco, como un fotoperiodista capturando esta imagen sin intervenir en ella. Tras unos instantes de shock, dejó la cámara y fue a consolarla, solo fue una pequeña caricia y unas palabras. Efectivamente como algunos pensareis, perdió algunas fotos estupendas por realizar ese gesto, sin embargo ante todo creemos que en esta vida hay que tener empatía hacia la gente que nos rodea y a nuestro entorno. La empatía no nos da de comer, pero si nos da felicidad, nos hace sentirnos bien, y eso también es parte del trabajo, forma parte de tu karma para realizar fotografías.

Seguro que los profesionales que se dedican a las BBC tendrán opiniones dispares sobre ello, y la gran mayoría no se sentirían asi y posiblemente con razón, porque son situaciones muy dispares y pensarán que vaya fotógrafos de emociones que cuando hay una que les toca el alma, no la capturan, pero tanto Rosa como yo nos sentimos muy orgullosos de ser así, nos perderemos algunas fotos (sólo alguna) y algunos momentos, pero haremos lo que nuestro corazón nos dicta. Aquí os dejamos esa primera foto que tiramos y que se quedará en nuestra retina para siempre.

Momentos de emociones

Por si quieres compartirShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email