Boda en Torrelodones de Maria y Manu. Hace unos días unos novios nos comentaban que teníamos pocas fotografías en la web, y si mucha letra. Resulta curioso que cualquier fotógrafo de bodas que se vista por los pies tiene como web una galería, donde presenta en un slider las preciosas fotos de pre y postboda, en paisajes alucinantes y con unas poses deliciosas. Pues nosotros no, creemos fundamental que los que visitáis nuestra casa, no solo veáis nuestro trabajo, si no que nos conozcáis, sepáis como somos y como trabajamos, cuales son nuestros retos y metas, y veáis no solo las fotos alucinantes, si no también un resumen de una boda completa.

Y aquí os queremos mostrar el resumen de otra boda, la de Maria+Manu, una Boda en Torrelodones, especial también para nosotros, os contamos. La hermana de Manu, Amaya, hace ya unos cuantos años me dijo que quería que yo fuera su fotógrafo de bodas, insistió en ello pese a comentarla que apenas tenía experiencia, pero fue tal su confianza en mi que no pude decir que no. Con la enorme responsabilidad que esto conlleva, hice sus fotos de boda y años después le recomendó a su hermano y a su cuñada que confiara en nosotros, y ellos no dudaron tampoco, algo que nos encanta saber y sentir.

Tras varias reuniones con ellos, algo fundamental desde nuestro punto de vista, pudimos conocer sus preferencias, sus gustos, las fotografías que consideraban mas importantes, y ellos a su vez nuestra forma de trabajar. Empezamos en la casa de la familia de Manu. Manu es una persona entrañable, siempre con una sonrisa en la cara, cariñoso y familiar, toda su vida relacionado con las bicis y las motos, y debíamos mostrar todo ese carácter y afición en nuestras fotografías:

Boda de Maria y Manu por pasión en esencia, con el novio frente al cristal

gemelos en forma de bicicletas en una boda

Corbata del novio

Novio en bici

Novio en bicicleta

mariaymanu239-3

Después nos fuimos a la casa de la familia de María, ya en Madrid. María es una chica alegre, con don de gentes, muy guapa como podéis ver en las fotografías, que no se sentía muy cómoda sabiendo que tenía una cámara delante, y supimos desde el principio que debiamos dejarla su espacio y pasar lo mas desapercibidos posibles, sin embargo, siempre lo comentamos a los novios, llega un momento que no se dan cuenta de fotógrafos ni cámaras aunque estemos a 20cm suyos, y así fue.

Retocando

Detalle zapatos de novia

Maquillando a la novia

Ya en la Iglesia de Santa Gema, una ceremonia emotiva por razones familiares, pudimos constatar esas miradas, esas emociones y sentimientos a flor de piel que nos hacen amar esta profesión. Cuando consigues captar esos momentos especiales donde la fotografía habla por sí sola, da un poco igual el color, la luz, el fondo o el primer plano. Quizás tenemos una visión muy romántica, pero es lo que nos hace felices. A propósito de esta boda dejamos pendiente un post sobre el fotoperiodismo, la ética y la moral, por un momento que ocurrió en la misma, pero ya os adelantamos ¿como fotógrafo, que haríais si en un momento determinado un invitado llora desconsoladamente, y tu sabes el porqué y tienes un vinculo afectivo con él? ¿dejas de realizar la foto para consolarle?

Entrada de la iglesia con angular

El anillo no entra

Recuerdos

Emociones de su mejor amiga

Salida de novios d ela iglesia

La cena tuvo lugar en una finca increíble, La casona de Torrelodones, llena de detalles, de rincones decorados con un gusto exquisito, y además nos trataron de fábula, así que nuestro espacio publicitario para ellos :). Como siempre hacemos, disfrutamos como uno mas en la boda, porque no hay otra forma que la integración para conseguir realizar fotografías de la fiesta bien cerca.

La novia

Beso de los novios con los invitados de fondo

El ramo de novia

abarzo de el padrino a la novia

Novio vistiéndose

El baile

Divirtiéndose en la ceremonia d euna boda

Siluetas de invitados

Y para acabar, la que es para nosotros la foto mas especial, ni la mas espectacular, ni la mejor compuesta ni editada, simplemente la que mas nos dice porque hemos estado allí. Esa mirada de María a su padre, de agradecimiento, de cariño, un “me voy Papa, pero estaré muy cerca”. En 3 semanas de nuevo a sentir y emocionarnos con pasión en otra boda, esta vez en Ciudad Real.

Mirada de la novia a su padre

Por si quieres compartirShare on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email